Entrevista a la matrona Glorya Espinoza: Alemania y el descubrir de su profesión.

Actualizado: 27 de jul de 2021

Glorya Espinoza, chilena y oriunda de Santiago. Estudió en la primera promoción de Obstetricia y Puericultura en la Universidad de Santiago. Trabajó en el Hospital San José en Chile hasta que decidió cambiar su rumbo y emprender vuelo a Alemania. Llegó el año 2001 por amor y desde ese entonces, ha vivido con sus dos hijos en la ciudad de Konstanz.

En Alemania pudo convalidar su título sin mayores dificultades y ha podido trabajar como matrona pudiendo entregar sus conocimientos y brindando el apoyo que tanto se necesita en ese momento de la vida. Sin dejar por supuesto, de seguir aprendiendo y creciendo en el ámbito laboral.

Actualmente, se desempeña como matrona particular, dando charlas y talleres a familias de escasos recursos. Y también colabora desinteresadamente con Nosotras.


Nosotras: ¿Qué fue lo que te llevó a estudiar Obstetricia y Puericultura (estudio de la crianza y cuidados del niño)?

Glorya: En un principio quise estudiar medicina y el puntaje para entrar a la carrera no me alcanzó. Enfermería no quería pero si quería trabajar con el tema vida y salud, entonces, opté por ser matrona. Además, siempre quise desempeñarme con personas que no tuviera tantos recursos porque nací en un barrio pobre, y siempre tuve la sensación de que la vida era un poquito más injusta.

Como te comentaba, fui la primera promoción de la Universidad de Santiago de Chile, y en ese entonces solo dos universidades más impartían la carrera. Lo que me gustó de esta universidad es que le daban un enfoque más humanizado a la carrera en relación a la salud, y ,además, fue la que reintegró a los hombres a la carrera. Los primeros dos años de estudio fueron muy teóricos, pero ya en el tercer año se puso más entretenida, y existía un buen compañerismo. Era todo muy armónico y recibimos mucha atención al ser la primera generación.


Nosotras: ¿Cómo partió tu experiencia laboral?

Glorya: En un principio entré a trabajar al Hospital San José y luego me dediqué a lo que siempre quise, que fue trabajar en atención primaria y encontré trabajo en el consultorio en Conchalí, que era la comuna en donde yo había crecido. Ahí me di cuenta de lo básico de la atención primaria y en el poco dinero que se invierte. Al ser un trabajo tan importante, trabajas mucho y es muy mal remunerado. Siempre he pensado que el sistema de salud hay que rearmarlo en Chile y eso es lo que en cierta medida se está haciendo ahora.


Nosotras: ¿Cómo fue tu proceso al llegar a Alemania?

Glorya: Fue bastante raro, me vine muy clara a los 24 años para saber si iba a funcionar la relación con mi marido, pero tuve que llevar la carga de la pena de mi madre. Soy la cuarta hija y la única que aún vivía en la casa. A pesar de tener momentos de frustración porque te equivocas con muchas cosas al inicio, no fue tan terrible el poder adaptarme. Mi marido me ayudó mucho en eso, porque siempre me motivó a buscar mi independencia y mi camino. Lo bueno es que aquí tenía un amigo chileno, que es prácticamente mi familia y hemos estado siempre conectados. Además de tener una red latina. La llegada fue sorprendente y me parecía todo tan curioso. Muy reglamentado. Primero lo aceptas, luego te da rabia y ya después pasas un a momento donde te la mismo. Al llegar me puse a estudiar de inmediato alemán. Fueron varios meses de cursos intensivos para poder llegar a comunicarse y entender bien. En un principio, nunca pensé que me iban a convalidar el título. Pero fue un proceso bastante rápido para la época y la pregunta fue ¿ups, y ahora qué hago con esto? Porque realmente no me sentía preparada. Cuando estaba trabajando en una feria navideña, mi vecina me comenta que estaban buscando matronas en el Hospital de Konstanz. Fui la única extranjera dentro de las postulantes y quedé porque me ofrecí para hacer una práctica de dos semanas y ahí ellos vieron que yo trabajaba con un ritmo mucho más rápido que mis colegas. Imagínate, en Chile ves 6.000 partos al año. Eso sí, siempre con mi libretita (ya que no había celular) anotando todo para poder aprender.

Al principio fue duro, porque pasan situaciones más que nada basadas en el idioma y siempre pensaba que algo malo iba a hacer y me iban a despedir. A veces me iba llorando para la casa, pero debo decir que fue una etapa muy linda, con mucho apoyo por parte de mis colegas. Aquí me quedé 8 años, nos cuenta.


Nosotras: ¿Nos comentabas que ahora trabajas como matrona particular y que no asistes partos, ¿cómo ocurrió ese cambio?

Glorya: Después de 6 años de estar trabajando, quedé embarazada y luego cuando volví lo hice a tiempo parcial. La vuelta no me gustó tanto porque el tema de familia y turno no es compatible. Antes de quedar embarazada de nuevo renuncié, y eso me hizo sentir tan bien. a veces la vida te muestra que ese ya no es el camino y uno debe tener la seguridad para afrontar el cambio. Y ya desde hace 7 años he estado como matrona de forma particular, lo cual ha sido mucho mejor, porque se trabaja de manera diferente y porque los tiempos si calzan con la familia. Además, en tiempos de no Corona, realizo cursos de preparación de partos y gimnasia post parto.

Con respecto a los partos, ya no los asisto porque he priorizado estar más en casa en la noche y no tener esos llamados a las 4 de la mañana donde tienes que partir corriendo. Ahora cambia la cosa con niños. Asisto a embarazadas desde el momento de darse cuenta que están esperando un bebé hasta el momento de pre parto y luego las retomo cuando las mamás vuelven a la casa.


Nosotras: Nos comentabas que habías elegido el ser matrona por un tema social, para poder ayudar a las personas de una manera más cercana. ¿Cuándo llegaste aquí, pudiste entregar de cierta manera lo que estabas haciendo en Chile?

Glorya: Hubo un conflicto ahí y fue la etapa más difícil. El hospital aquí era un trabajo de lujo, ya que tenías mucho tiempo para una paciente y logras tener una relación. En Chile ves a 10 pacientes en preparto y apenas sabías cómo se llamaban. Luego empecé a ver las ventajas que aquí había; la posición de cómo querías tener tu parto y el poder gritar. En Chile se habla mucho de la violencia obstétrica y las matronas empiezan a tener un rol autoritario donde comienzan a callar a las mujeres para que no griten durante el parto. El poder ver aquí esa libertad que tiene la mujer y ayudar a canalizar toda esa energía de manera más natural me impresionó y me gustó mucho. Y desde aquí empecé a entender y aprender el tema más profundo de lo que es el embarazo, lo que es emocionalmente y lo que significa ser matrona.

Es importante cambiar la percepción de tu embarazo, de tu relación con tu hijo en el momento de estar embarazada y desde aquí yo hago un trabajo diferente con las mujeres, preparándolas y ayudándolas al autoconocimiento y con el choque con la realidad al momento en que su hij@ nace. Además, esto ayuda a poder lograr una auto sanación y poder curar heridas de la infancia y a reconocer a esta nueva mujer.

Además llegué a un centro familiar en un sector de Konstanz, donde no hay muchos recursos y las familias por lo general no hablan mucho alemán y se aíslan bastante. Aquí, todos los lunes realizamos charlas con diferentes temáticas para mamás con bebés de 9 meses y ha sido tan bueno, porque las mujeres se logran liberar y relajar con todas las presiones familiares y sociales por el hecho de ser mamá.


Nosotras: ¿Cómo llegaste a Nosotras?

Glorya: a través de una amiga, que conocí a través del estallido social que ocurrió en Chile, me comentó que se estaba creando un grupo en donde se ayudaban a las mujeres hispanohablantes aquí en Alemania y me pareció súper interesante poder ayudar con lo que yo sé. Actualmente he participado en el Taller de ¡Madres, caminemos juntas!


Glorya Espinoza, nos hará una charla el martes 8 de junio en nuestras sección: ¡Madres, caminemos juntas!: “Aprendamos a escuchar nuestro cuerpo” y se tocará el tema las depresiones post parto y maternal. Te invitamos a conocer y encontrar herramientas que te ayuden a conocerte mejor y saber cuándo es momento de pedir ayuda.

Si quieren contactarse con Glorya para hacer una consulta específica escriban a: glorya@gmx.net




165 vistas0 comentarios