Illyani Jiménez: Conociendo tu cuerpo, te puede ayudar a potenciar todas las demás áreas como mujer

Actualizado: 4 may 2021

Proveniente de Toluca, cerca de la Ciudad de México. Ha recorrido diferentes lugares en Europa con el sueño de poder seguir estudiando y especializándose dentro del área médica. Aunque sus comienzos en el viejo continente no fue lo más fácil, las puertas se le comenzaron abrir poco a poco después de luchar contra la burocracia mexicana y pasar dos años por Rusia. Este ir y venir le dieron la certeza de que se quedaría y eligió Alemania. Ahora cursa un doctorado en la Universidad de Tübingen y hace poco recibió la validación de su título de médica mexicano, lo que significa que ya puede ejercer en este país.


De los cambios a la estabilidad


Después de Rusia, tuvo que ir otra vez a México por tres meses para hacer los papeleos de estudio, y en este transcurso se dio cuenta que ya no tenía nada que hacer en el país. “Mi familia y amigos están allá, pero yo ya no me hallaba ni como mujer ni como profesional y eso me motivó más para irme al exterior”, nos dice convencida Illyani.

Como todas las que hemos partido, sabemos que el reto iba a ser muy grande porque era nuevamente un idioma y otra cultura y , claro, otro país. Tomó coraje y comenzó a vivir sola en Freiburg. Este tiempo le ayudó mucho. Porque aprendí a ahorrar y a manejarme sola. Pero el dinero comenzó a escasear y pidió trabajo a la mujer que alquilaba el cuarto. “Entonces empecé a planchar y con eso pagaba mi cuarto. Pasé de médico a planchar en un hotel”, nos cuenta la entrevistada.

Pero claro, como nosotras sabemos, la vida de un migrante no termina ahí. Aunque hayas estudiado, lamentablemente no puedes ejercer siempre lo que estudiaste. Pero Illyani tuvo suerte también. Un amigo le dijo de la posibilidad de hacer una doctorado en Tübingen “se dio y fui a hacer como un trabajo de investigación en la clínica de Tübingen y en inglés”. Pero allí hacía la mitad del tiempo el trabajo de investigación y la otra mitad del tiempo lo destinó a ganar dinero en una panadería (Bäckerei). “Eso me ayudó a desarrollar el idioma, a aprender a solucionar los problemas del día a día con clientes. Aunque sea lo más básico. El enfrentarte a ese miedo de hablar. Para mí fue todo un orgullo presentarme en mi entrevista de trabajo como panadera y cuando me dijo la chica: la verdad que hablas bien el alemán”, suspira.

Aunque no fue su área le ayudó a desarrollarse. Pero pasando el tiempo decidió probar suerte e hizo una entrevista como asistente médico y actualmente trabaja en la clínica psiquiátrica.


Hacia el desarrollo personal


Nosotras: ¡Qué largo proceso! Conociste a tu pareja también. Todo cambió. De planchadora a hacer un trabajo en la universidad.

Illyani: Mis padres siempre me educaron para decir: “no importa el trabajo que hagas. Trabajo es trabajo. Y es digno”. Aprender a valorar las oportunidades fue algo que mis padres me enseñaron. Ellos fueron trabajando hasta tener un estatus económico relativamente medio alto. Lo que me permitió tener acceso a buenas escuelas, buena educación, sin olvidar mis orígenes. Siempre nos enseñaron que no importa lo que hagas, tienes que trabajar desde abajo. Creo que eso es la base de decir: “pues no importa, aunque sea de vendedora, trapeando lo que sea. Prefiero hacer ABC hasta Z, antes de regresar a México y no tener lo que quería”. Sé que son tiempos y procesos temporales. A mi novio lo conocí en Tinder. Me dije: “de una forma debo practicar el alemán. Pues además estoy soltera por qué no”. Entonces empecé con este programa para conocer personas. Aprendí muchas cosas sobre mi cuerpo, sobre mi persona, sobre lo que puedo ser como mujer. La capacidad de decir sí o no. Ver los límites. No tuve experiencias negativas. Pero conocí algunas cosas que dije: “eso es algo que nunca lo hubiera pensado. Y eso me abrió la mente”. Ya llevamos más de un año juntos. Ya es una pareja estable. Ya volvió a cambiar mi vida en ese aspecto. La ventaja de conocerlo así es que conoció mi lado oscuro y mi lado loco. Eso él lo sabe y me ayuda mucho. Al final, las cosas no han salido como las tenía planeadas hace diez años. Sin embargo, no cambiaría nada de lo que viví.


Nosotras: Experiencia es experiencia. El esfuerzo propio y el equilibrio emocional te han ayudado a sopesar un poco las situaciones que viviste. Y por lo menos puedes decir: “eso ya no quiero”.

Illyani: Cuando yo era chica, y mi padre probaba comida que para mi era extraña. Yo le decía: ¡ay no, eso es feo!. Y él me decía: tú nunca puedes decir: “no me gusta”, si no lo has probado. Y una vez el probó algo nuevo, y yo esperé a lo último y le pedí para probarlo yo también y me gustó. Y me dijo: “me habías dicho que no te gustaba, entonces ya no lo vas a comer”. Eso quedó marcado en la mente. Así tienes que aprender a ver las oportunidades y decir que te gusta y no te gusta. Obviamente siempre cuidando la seguridad, midiendo riesgo y consecuencias. Entonces ahora digo: “vamos a intentar”.


Nosotras: ¿Cómo llegaste a Nosotras y cuál es tu aporte dentro de la organización?

Illyani: De casualidad, estando en Facebook, vi una publicación donde solicitaban ayuda para intérprete en caso de que una mujer latinoamericana tuviera problemas. Pensé: “yo soy mujer, pues dominó ya el idioma”¿Por qué, no? Sí, si puedo dar ese granito de arena. Y ahí me contacté con Nosotras y hablando un poco más sobre las actividades, de cómo ayudarnos me surgió la idea. “Sí yo soy médico y tengo experiencia dando pláticas en adolescentes, y la parte de sexualidad me ha interesado mucho Ahí dije: algo que las mujeres no conocen es su cuerpo”. Hay cosas de la sexualidad, de nuestro cuerpo, del comportamiento con nuestras parejas que creemos que es normal y no es normal o al revés. La idea del taller es que podamos platicar cómo vivimos Nosotras la sexualidad. Cómo conocer nuestro cuerpo. Orientarnos y decir, este es el cuerpo de la mujer y este del hombre. ¿Por qué somos tan diferentes?

El famoso libro: “Los hombres vienen de Marte y las Mujeres vienen de Venus”. En parte tiene verdad, en parte no. Cuando uno entiende que en la sexualidad no todo es blanco y negro, que hay una diversidad de colores. Te das cuenta que no hay forma de llamar a algo normal o no normal. Solamente hay límites y respeto. Entonces la finalidad del taller de sexualidad es abrir un espacio donde poco a poco las mujeres podamos platicar como mujeres. No solamente dar mi opinión como médica. Obviamente, se puede resolver una duda como una parte objetiva y científica. La idea principal, es que conociendo tu cuerpo te puede ayudar y potenciar en todas las demás áreas como mujer. No importa si eres gordita o demasiado delgada. O si crees que tienes menos senos o más caderas. Aprendemos a aceptarnos como mujer y de ahí poder desarrollarnos en los roles que tú eliges. Yo te escucho y vamos a platicarlo juntas.


El taller comienza el 29 de Abril a las 20:30 hrs será práctico y con toda la privacidad del mundo que se pueda tener. Para eso debes inscribirte a: Nosotraseventos@gmail. com


Si ustedes tienen alguna consulta la pueden hacer gratuitamente y en forma privada a: Nosotrastallersexualidad@gmail.com




85 visualizaciones0 comentarios