Ayleen Gaviola, astróloga y masajista: El renacer y el poder de evolución

Actualizado: 14 de mar de 2021


Chilena de 37 años, creadora del estudio AguaAstral. Su interés se centra en la naturaleza humana y el bienestar humano: “Tengo un profundo conocimiento de quienes me rodean y soy muy sensible”, nos comunica en su página web.


Los primeros pasos


Llegó a Alemania el año 2005 para casarse por amor. Aunque tuvo una vida muy bonita y tranquila no estaba convencida de qué estudiar o formarse por la cual realizó trabajos como: limpiar casa y de “Kellnerin”. Convencida que se mantendría como dueña de casa y atendería a sus dos hijos. No fue hasta su segundo embarazo cuando vivió una depresión post parto que le hizo temblar lo que ella era hasta ese minuto: “fue eso lo que abrió la puerta al despertar, siento yo”.

Como ya estaba bien metida en lo naturista “no quise tomar ningún medicamento, no tengo la necesidad de los médicos, confié en mi “. Aunque considera que la medicina tradicional ayuda a las personas, ella decidió probar con lo alternativo: la marihuana. Cuando la consumió sintió que la hacía confrontar con sus miedos, “era como bajar al infierno. Pero intuitivamente hay que hacerlo. Confrontarse con sus demonios internos, la infancia. Porque igual siempre vivía con ese peso”, nos dice.

Este período no fue nada fácil, después de dos semanas salió de su calvario y lo más positivo fue que sintió que se recuperaba poco a poco así misma y su hija, que no quería tomar la leche materna, volvió a hacerlo. Aunque le hubiera gustado tener miles de hijos, estuvo dispuesta a dejar su vida por el crecimiento profesional de su, entonces, pareja. Pero algo había cambiado en Ayleen:” ya no quería ser solo dueña de casa, era muy duro. Quiero hacer algo”, se dijo así misma.


Formación


Buscando a través del internet encontró el Wellness Trainer que incluía varios aspectos que le interesaban: la alimentación, los masajes, meditación. Le gustó tanto, que se puso a trabajar inmediatamente como microempresaria, incluso antes de terminar completamente su formación. “Es que cuando me gusta algo, quiero hacerlo inmediatamente. Así como el hecho de haberme venido a Alemania, por ejemplo, super lanzada”, recuerda. Y es a través de los masajes y la formación profesional, donde pudo terminar de trabajar su pasado. A través de varias muertes y renacimientos se interesó de manera autodidacta en la astrología.


Nosotras: ¿Crees que la astrología te ayudo a comprender mucho más el camino que estuviste haciendo?

Ayleen: Por la parte lógica la astrología, fue una forma super fácil mecánicamente hablando, de hacerme propietaria de las decisiones que, como alma, yo había decidido encarnar en esta vida y salir del rol de víctima. Fue como: ok, yo elegí todas estas cosas, y esto es lo que decidí hacer. Y esto lo descubrí a través de la carta natal.


Nosotras: ¿Cómo funciona la carta astral?

Ayleen: El símbolo, cuando tú ves la carta, es como si estuvieras en la tierra y miras los astros hacia arriba y ves la posición en la que ellos estaban cuando tú naciste. Y en la posición en la que el alma dijo: yo quiero pasar tales situaciones en esta vida y para eso necesito tal lugar, tal familia, tal país, etc… y ese punto específico es la carta astral. Como estaba el cielo cuando tú naciste. Y de eso, se va a formar un círculo donde hay doce ámbitos de la vida impregnados en la energía de cada símbolo, donde uno pasa por diferentes situaciones. A esto se le llaman las 12 casas. Luego continúan los planetas que también influyen de manera energética sobre nosotros (a través de personalidades). Y siguen los afectos, que en la carta astral se pueden identificar. Pero lo ves desde otra perspectiva y lográs entender por qué te pasa y te dejan de dominar (comportamientos irracionales). Para decirlo con palabras sencillas, la carta astral es como un manual de un producto, donde tú ya sabes cómo funciona.

En la carta astral tú ves tus debilidades para mejorarlas, y tus fortalezas para empoderarlas y agrandarlas. Ves la energía que te toca cada año y así, con libre albedrío, saber cómo utilizarla.


Nosotras: ¿Cuál crees tú, es el sentido de la vida?

Ayleen: Para mí, es experimentar a través del amor. Sentir que es lo que te dice tu intuición y el amor.


Nosotras: Dijiste algo muy importante: llegaste, te hundiste y renaciste. ¿Cuáles fueron las herramientas que te ayudaron a renacer?

Ayleen: Vuelvo a retomar el tema de la astrología, porque el hecho de ser escorpión y ser tan intensa, me sirvió para entender esa intensidad y lo que estaba viviendo en mi vida. Y es así, que me entregó la valentía para poder entrar en el fuerte dolor y simplemente sentirlo. Porque si naciste escorpión, tu decidiste encarnar esta vida viviendo la intensidad de las emociones.


Nosotras: Cuándo decidiste estudiar, volviste al cuerpo, a sentirlo, a cerrar los ojos y a trabajarlo a través de la meditación y nutrición. ¿Por qué decidiste estudiar eso y no psicología por ejemplo?

Ayleen: Por un tema de practicidad, y era algo que podía hacer rápido. Es algo que me nació por pura intuición.


Nosotras: Si bien, con el camino de la nutrición y la meditación, tomaste un camino para ti misma, tu trabajo es una ayuda para el otro. ¿Qué relación tienes con otras personas?

Ayleen: Siento que las personas son espejos míos. Y si es que tengo una confrontación con alguien, ese alguien me está mostrando algo de mí misma. Todo lo que me está mostrando la vida, ya no lo puedo ver como que es algo de afuera, sino que es algo que tengo que ver yo en mi. Y es por eso que me estoy yendo en el camino de la meditación para liberarme de la ilusión del ser, de lo que creemos que somos. De volver a hacer como cuando éramos niños, limpios de mente y sin paradigmas ni limitaciones. Por eso creo que debemos actuar en base a la intuición y no en la base de lo que hemos aprendido en la vida con todas las creencias.


Nosotras: ¿Cómo se logra?

Ayleen: Sacándonos todas las capas de todas las creencias. Al final ni siquiera son nuestras. Es todo heredado.


Nosotras: Interesante, porque ahí entras en un conflicto con toda la situación que tenemos aquí en Alemania, con todo lo que se nos impone a través del sistema. Bueno, los niños hasta los 6 años son de cierta manera libres, pero luego entran al colegio, a un sistema tan estructurado a nivel técnico, tan absorbente, y a un nivel tan poco humanista. ¿Te has confrontado con eso con tus hijos?

Ayleen: Si, yo soy super directa con mis hijos, y al comienzo yo pensaba que les iba a hacer un daño, pero ellos igual de cierta manera, son como yo, bien drásticos, y les digo que en la escuela ellos aprenden cosas y que se deben comportar así, por respeto a los adultos pero, que no es esa la única realidad que existe y que hay creencias que son limitantes. Como por ejemplo: cuando niño te dicen que “no debes salir desabrigado, que si no, te vas a enfermar”. Desde niño ya aprende eso, y lo tiene tan inculcado en su mente, que sale desabrigado y se enferma. Con respecto a eso, yo me autoconfronté y quise probar que era una creencia limitante y mis niños siempre han estado desabrigados y nunca ha pasado nada.

Al final, ellos deciden qué quieren, pero no hay nadie quien deba decirles que es lo que tienen que creer o hacer, lo deben comprobar por ellos mismos. La idea no es ir en contra del sistema, ya que eso también significa un gran desgaste de energía, sino que ir por sobre el sistema. No se necesita una confrontación. Es estar en otro nivel de consciencia. Importante es hablar con los hijos y explicarles todo, cosa que ellos realmente entiendan el por qué y se sientan más valorados.





179 vistas0 comentarios